La compañía británica está analizando el mercado residencial de alquiler para impulsar proyectos build-to-rent replicando la estructura que tiene en Reino Unido.

Amro sube la apuesta en el mercado español. La compañía británica, especializada en la promoción y gestión de residencias universitarias, prevé multiplicar su pipeline de camas y pasar de las 1.100 plazas que actualmente tiene en funcionamiento o en construcción a 2.600 camas hasta finales de 2021, según ha explicado el director de inversión del grupo, Pablo García-Morales, a EjePrime.

 

A pesar de la crisis provocada por el coronavirus, la empresa continúa “interesada en ampliar la cartera” y rastrea los mercados de ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia o Pamplona, entre otras. De hecho, la única de las principales ciudades que García-Morales descarta es Sevilla, “donde ya tenemos un activo en construcción” y hay poco espacio para más residencias de estudiantes.

 

 

 

Las preferencias de la empresa pasan por promover los activos desde cero delegando la construcción, o bien realizar profundas reformas en activos ya construidos. En cualquier caso, no comprará “activos que ya estén estabilizados”, asegura el directivo.

Actualmente, la compañía tiene sólo un activo que ya esté operativo. La residencia, ubicada junto al campus de la Cartuja de la Universidad de Granada, suma 319 habitaciones y 354 plazas para estudiantes universitarios. El inmueble está gestionado por la operadora Amro Estudiantes.

 

Amro prevé inaugurar en septiembre de 2021 su segunda residencia, ubicada en Málaga y con 229 camas; y sumar otros dos activos en funcionamiento, ubicados en Sevilla, con 347 plazas, y Valencia, con 169 camas, al principio del curso 2022-2023. En total, la empresa invertirá entre setenta millones y cien millones de euros en la construcción de estas cuatro residencias de estudiantes.

 

Además, García-Morales también señala que la empresa prevé entrar en el mercado portugués durante los próximos dieciocho meses. Además de las 2.600 camas que prevé tener en España, sumaría otras 500 plazas entre las ciudades de Oporto y Lisboa.

 

Analiza entrar en ‘build-to-rent’

La compañía británica con sede en España está estudiando la posibilidad de entrar en el mercado residencial de alquiler. Según el directivo, “tenemos experiencia en este tipo de activos en Reino Unido y sólo tendríamos que replicar el mismo modelo en España y Portugal”.

 

La empresa está analizando los mercados de Barcelona, Valencia, Madrid y Málaga, además de los de Bilbao y San Sebastián. Igual que con las residencias universitarias, Amro sería la encargada de promover y gestionar los inmuebles destinados a este mercado.

 

La británica Amro Real Estate Partners está especializada en inversión y gestión de residencias universitarias. La empresa ha intervenido en la promoción de más de 2.500 camas en el mercado británico. Además de los cuatro activos que tiene en España, suma seis inmuebles de este tipo y tres activos build-to-rent en Reino Unido.